Ventiladores de techo

Un ventilador de techo te permite mover el aire de forma eficiente ya que están colocados en la parte más alta de la estancia. Son fáciles de instalar, sirven para cualquier habitación de la casa, y los ventiladores de techo con luz actúan también como lámpara. Sigue nuestros consejos para elegir el ventilador correcto.

Los ventiladores de techo destacan por su bajo consumo y en contra de lo que pueda parecer, hay modelos muy silenciosos. Con distintos colores y acabados como madera, metal o plástico, los puedes elegir a juego con la decoración de la estancia. Orbegozo y fm te ofrecen una gran variedad de modelos.

Filtrar

Disponibilidad
Marca
Número de velocidades
Filter
Mostrando 1 - 12 de 37 productos
Mostrando 1 - 12 de 37 productos

CONSEJOS PARA ELEGIR UN VENTILADOR DE TECHO

Los ventiladores de techo son uno de los tipos de ventilación más demandados, pero tienen muchas opciones, con lo cual debemos respondernos a ciertas preguntas antes de comprarlo.

¿Qué estancia vas a ventilar?: Este tipo de ventiladores son aptos para cualquier estancia de la casa, desde la cocina hasta el dormitorio, por tanto debes tener en cuenta la superficie de la habitación en la que lo vas a instalar. Esta es una tabla orientativa sobre los diámetros aconsejados:

  • Hasta 7 m2: Entre 74 y 90 cm
  • De 7 a 14 m2: Entre 90 y 106 cm
  • De 14 a 20 m2: 112 cm
  • Mayor de 20 m2: Mínimo 127 cm

Te recomendamos que el ventilador cuelgue aproximadamente a unos 2,5 m para evitar problemas y golpes en las aspas.

¿Cuánto flujo de aire quieres?: Los ventiladores de techo suelen venir con tres velocidades, por lo que puedes regular la cantidad de aire que quieres mover. Tienes que tener en cuenta que a más velocidad, más ruidoso será el ventilador.

El número de aspas no es un factor demasiado determinante a tener en cuenta. Suelen tener de 3 a 5 aspas, en este sentido déjate guiar por la estética.

Diferentes modos de activación: Los ventiladores de techo se pueden accionar de tres maneras distintas:

  • A través de una cadena: Es el método más sencillo y barato, pero tiene la incomodidad de que no es a distancia.
  • Mando a distancia: Es mucho más cómodo, se puede accionar a distancia y algunos modelos son programables.
  • A través de un interruptor en la pared: Es el método más robusto, pero requiere instalación.